Redes:

Ultimo

ARG | Enamorarse de los atractivos de Jujuy

Por Nico

Si los lugares que visitamos en Salta me había dejado impresionado puedo decir que la provincia de Jujuy me enamoró. No el mismo sentimiento por una mujer pero ponele un amor platónico. En un recorrido bastante rápido visitamos varios pueblos uno mejor que el otro. Como quien dice los obligados si andas por ahí: Purmamarca, Tilcara, Humahuaca y Maimará.

Nuevamente el mismo panorama que cuando agarramos la ruta provincial N° 68 con dirección sur: día nubladisimo, cielo grisáceo, frío y con algunas gotas. Esta vez el viaje era un poco más el norte y por la ruta N° 9 que más adelante la volveríamos a hacer pero todavía faltaba. El viaje duró unas dos horas y media, el día nos volvía a dar una mano y el cielo se abrió en su totalidad dejando a la vista un sol radiante y un celeste impresionante. La primer parada era Purmamarca.



Los colores de Purmamarca

A eso de las 10 de la mañana bajamos de la camioneta con el objetivo de ver el Cerro de los Siete Colores, un arco iris en medio de las montañas. Los minerales que contiene la tierra y su oxidación provocan este fenómeno increíble y los distintos estratos se diferencian unos de otros dándole un marco a la Villa más que maravilloso. Unas cuantas fotos, varias, muchísimas. Por momentos, dejo la cámara y me quedo observando con detenimiento para no perderme nada pero el tiempo apremiaba y fuimos a recorrer la callecitas de Purma.


Un pueblito muy chico con una placita -si, todo en diminutivo- atestada de artesanos que bordean los laterales dándole aún más color con los bordados de sombreros, sweaters, buzos, manteles y todo lo que uno se pueda imaginar de la industria textil. Además de los típicos recuerdos que uno encuentra por el Noroeste de Argentina. Los colores del cerro y de las artesanías se conjugan y le dan vida a un lugar árido, de tierra y piedra que lo hace majestuoso. Vale la pena llevarse alguno de estos objetos para poder tener un su casa un pedacito del norte y poder recordarlo. 



Pasamos por la Iglesia, vimos el algarrobo histórico, que data de más de 620 años de crecimiento que fue testigo de la campaña del General Manuel Belgrano, todo un símbolo. Había que irse, pero Purmamarca también se iba con nosotros.

Allá en Tilcara

Cerquita, a media hora, primero se pasa por el pueblo de Maimará al que íbamos a regresar a la vuelta y un poco más adelante encontramos Tilcara con su famoso Pucará. Lo primero que se me vino a la cabeza al llegar fue la canción del gran Ricardo Iorio: "Alla en Tilcara" (acá es donde tenes que poner YouTube y ponerlo de fondo).


Amanecí allá en Tilcara, 
con los amigos de la indiada. 
Llevarme allí, quiso el destino. 
Junto con quienes mi camino comparten. 
Tal vez grabada en las pircas, 
mi voz, 
como un recuerdo haya quedado. 
Como grabado ha quedado en mi ser, 
de aquellos, su trato amable. 
Anochecí, allá en Tilcara, 
con los amigos que entre la indiada tengo. 
Y fui feliz. Grata experiencia, 
al compartir su solitaria resistencia. 
Pueda este canto que cantando estoy, 
sumarle alivio a sus pesares. 
O contentar a quien guste de saber, 
que jamás te olvidaré. 
Me despedí, de madrugada, 
de quienes a cambio de nada me asistieron. 
Y fui feliz, grata experiencia, 
al compartir su solitaria resistencia. 
Pueda este canto que cantando estoy, 
sumarle alivio a sus pesares. 
O contentar a quien guste de saber, 
que jamás lo olvidaré.
Entramos en el pueblo y nos dirigimos al Pucará, en quechua significa "fortificación", subiendo poco a poco llegamos a los 2250 metros sobre el nivel del mar. El pueblo originario de los tilcaras se asentó y edificó sus casas en un lugar ideal para defenderse de ataques de otras poblaciones. Desde esa altura podían vigilar los cultivos, además de estar protegidos por las murallas de piedra y los acantilados.
El paisaje esta adornado por las pircas (pared o muralla en quechua) y rodeada de cardos, cardones y demás plantas espinosas. Otra vez maravillado. La paz que se siente a esa altura es tremenda.



Pudimos entrar en una de las edificaciones y a pesar del calor se sentía un lugar muy fresco aunque con escasa luz ya que las piedras están apiladas a la perfección, algo impensado con los pocos recursos arquitectónicos de la época. Otra característica es que los techos y aberturas son muy bajos lo que denota la baja estatura de los pobladores, algo que se da en todo el norte argentino.



En el camino hicimos una parada en una fábrica familiar de artesanos que trabaja con arcilla y hace un trabajo puntilloso. Pudimos verlo en acción mientras realizaba un florero, una azucarera y otro recipiente similar a una ensaladera. El manejo de la arcilla parecía ser fácil pero darle forma y con la velocidad que trabajan te dejaba boquiabierto. Un paso por el mercado que acompaña la fábrica y como nuestro trayecto seguía se nos complicaba comprar, no es que seamos ratones.



Si podes quedate en Humahuaca

Lo más al norte que íbamos a llegar ese día era Humahuaca. Es la cabecera del departamento que lleva su nombre y la altura pesaba un poco más ya que ascendía a poco más de 3000 metros. La parada también fue para disfrutar del almuerzo y nos deleitamos con un buen guiso de llama, animal típico de la zona, delicioso por cierto acompañado de verduras. Satisfechos, salimos a recorrer la ciudad que históricamente fue uno de los mayores centros comerciales de la época colonial. Las calles adoquinadas, casas de adobe, escenario perfecto para caminar. De los tres pueblos en este vale la pena quedarse por su extensión y mejor oferta de hostels y comodidades.



Luego de rodear la plaza donde se encuentra el Palacio Municipal y su torre del reloj, nos llamó la atención la larga escalinata que lleva al monumento a Héroes de la Independencia. Vale la pena llegar hasta allí para tener una gran vista de la ciudad, descansar a la sombra del monumento y detenerse a contemplar el paisaje.



Me hubiese gustado quedarme aunque sea un día entero para recorrerla mejor o pasar la noche para palpar un poco más este hermoso lugar. Nota mental: tengo que volver.

Como dije anteriormente, habíamos pasado por Maimará antes de llegar a Tilcara. En el idioma omaguaca: Maimará quiere decir "Estrella que cae". El gran atractivo que tiene es la llamada Paleta del Pintor: otro cerro multicolor que adorna el lugar de una manera espectacular y las vetas y estratos parecen realmente pintadas.
Por la tarde y con el sol cayendo se puede observar y apreciar mucho mejor, un buen consejo para tener en cuenta. Este capítulo del viaje se cerraba y había que retornar a Salta.

La Paleta del Pintor
Lo bueno es que teníamos que regresar para volver al extremo más al norte de nuestro país: La Quiaca. De esta manera lo íbamos a ver rápidamente pero una vez más.

NZ | Debutando en Nueva Zelanda



Parece mentira que hayan pasado 3 meses en tierras Kiwis, evidentemente los cambios de paisaje, de casa, de gente hace que todo vaya más rápido o sencillamente me estoy divirtiendo mucho y estoy dando vueltas para no reconocerlo.

Desde la despedida en tierra argentina hasta esta fecha se dieron varias situaciones inéditas y dicha característica no hace alusión a "sorprendente" como se suele decir comúnmente si no a su sentido real, en este mes viví muchas cosas por primera vez. Aquí las mas destacadas:



El lugar mas lejos de casa

Aclaración: No existe vuelo directo desde Merlo a Papamoa


En estos momentos estoy a más de 10.000 kms de casa y supera con creces los 7200 km de la anterior marca. Mi próximo paso, llegar a China para estar exactamente al otro lado del mundo.





Primera vez viviendo en el extranjero

Solamente viví en dos lugares, en Merlo, mi querida ciudad del conurbano bonaerense y en la gran Buenos Aires. Nunca lo había hecho en un lugar turístico como en el que me encuentro en este momento. También vale la pena añadir que comparto techo solo con locales y eso lo hace una experiencia aún más rica.



Mi primer auto





Nueva Zelanda es en términos generales un país caro. Sin embargo los autos usados están a precios irrisorios, por lo tanto la recomendación a todo viajero que venga al país de los kiwis es comprar uno. Si se quiere viajar por el país y además trabajar, es muy conveniente contar con un auto estilo "campervan" ya que las distancias entre las ciudades son grandes para una bici o para caminar y además el sistema público de transporte es caro, comparativamente.



Trabajar 14 horas en un solo día

Se dio de manera casual, terminaba mi semana en el aserradero por lo que iba a quedar sin trabajo hasta la próxima semana pero apareció una llamada sorpresa pidiendo un "dish washer" por unas horas. No quise perder oportunidad así que a las 9 horitas en el aserradero (también primera vez en una fábrica) se sumaron otras 5 que me dejaron reflexionando sobre la necesidad de torturarse tantas horas. Al día siguiente surgió un trabajo distinto de 10 horas por lo que terminaron siendo 24 horas de trabajo en solo dos días... totalmente NO recomendado.



Escalar una montaña

 



Nunca antes había escalado una montaña de 2,291 metros. Este fue el caso del "Mount Ngaruhoe" ubicado en el Parque Tongariro, más conocido por su aparición en "El Señor de Los Anillos" como Mount Doom. El haberlo hecho con cero preparación física y sin las herramientas adecuadas le dio un matiz diferente al llegar a la cima, una medalla ganada interiormente.


Sólo pasaron tres meses de mi llegada y sé que próximamente vendrán más experiencias nuevas. Quedan nada más y nada menos que nueve meses para terminar este Desafío Nueva Zelanda y el país no deja de seducirme con sus ofertas, ahora sólo queda en mí aprovecharlas al máximo.




ARG | La impresionante Quebrada de las Conchas y Cafayate

Por Nico

El tiempo en la provincia de Salta nos apuraba y el segundo día decidimos hacer el recorrido desde Salta Capital a Cafayate. Como había mucho para ver salimos temprano en la mañana en un tour que hacía el camino por la Ruta Provincial N° 68 haciendo varias paradas para apreciar sitios impresionantes.



El clima en Salta parece nunca acompañarte a la hora de salir a la ruta. A eso de las 7 de la mañana había un cielo encapotado, lleno de nubes, gris y un poco fresco. Pero el optimismo de los salteños nos daba una luz de esperanza para que se disipen las nubes y aparezca el sol.
A medida que íbamos bajando la provincia de norte a sur pasamos por varios pueblitos con el Río Las Conchas a un costado y en busca de nuestra primera parada: la Quebrada de Las Conchas que forma parte de los Valles Calchaquíes y se extiende entre los departamentos de La Viña, Guachipas y Cafayate.

Un rato después empezaba a verse la quebrada y el color rojizo provocado por la oxido férrico en las rocas que embellece un paisaje impresionante. Es uno de los geositios más importantes del norte argentino y era solo el principio.

El Anfiteatro



Otro parada y de las más importantes. A mi gusto, el mejor sitio para disfrutar de la quebrada y un imprescindible en el recorrido. El anfiteatro denominado por su espectacular acústica, según los lugareños de la misma calidad que la del Teatro Colón de Buenos Aires y al estar ahí y escuchar a los músicos locales puedo aseverar que es muy similar. La formación rocosa es increíble, parece haber caido una especie de meteorito dándole una forma semi circular y provocando este efecto sonoro a cielo abierto.

Mirador Tres Cruces

Unos kilómetros más adelante el paisaje comienza a cambiar un poco, solo un poco. Todavía predomina el color ocre-rojizo de los cerros pero comienzan a aparecer algunas tonalidades de verde, gris y tonos más oscuros. De fondo podemos apreciar una especia de chozas sobre los cerros, tal como si fueran una especie de casas precarias con techos de paja (con un poco de imaginación).



La inmensidad del lugar te va dejando cada vez más insignificante y da la sensación de inflarte el pecho de la emoción. Ya cerca del mediodía, el clima había cambiado considerablemente y siempre es conveniente tener ropa más liviana por lo que nos despojamos del pantalón largo y la campera. El sol ya se hacía presente y las bermudas también.

Varias formaciones más van apareciendo y apelando otra vez más a nuestra imaginación vemos el Titanic hundiéndose! Claro, no fue en el Atlántico sino en Salta (?). Otros atractivos que nos ofrece el camino es "El sapo", "Los Castillos" y el "Fraile", entre las geoformas que saltan a la vista en la Ruta N° 68.



Llegamos a Cafayate

Salta es una provincia muy propicia para la producción del vino. El clima seco y templado es optimo para el cultivo y producción del Torrontés (única variedad autóctona del país). A la altura de Cafayate los viñedos se sitúan a 2400 metros sobre el nivel del mar. Un obligado si se dispone de tiempo es visitar las bodegas que se despliegan por los Valles Calchaquíes. El turismo de la provincia ha creado la llamada ruta del vino que comprende más de 200 kilómetros. No solo se produce el torrontés sino también vinos tintos como malbec, cabernet, tannat, syrah y tempranillo.

Viñedos de la Bodega Quara


Por falta de tiempo, la Bodega Quara fue la elegida para ver el proceso vitivinícola. Lamentablemente era domingo por lo que no pudimos ver el funcionamiento pero si hicimos el recorrido por los distintos sectores de fabricación. Una pequeña degustación para aflojar el bolsillo del grupo pero nos quedaban muchos días para acarrear botellas. Nosotros nos lo llevamos puesto.

De vuelta en el centro del pueblo, almorzamos algunas comidas típicas como tamales y empanadas de carne cortada a cuchillo que por cierto no fueron las mejores que probamos como nos venían diciendo antes de comenzar la travesía.

Linda plaza en Cafayate


Cerca de ahí (todo esta relativamente cerca) estaba el Museo de la Vid y el Vino. Había tiempo y la entrada estaba 10 pesos. Entramos. La mitad del circuito es medio denso y solo tiene proyecciones y poemas al vino y la tierra. Seguimos. Otro sector, un poco mas atractivo, cuenta con viejas herramientas, calderas y barriles utilizados varias décadas atrás. En lineas generales, no vale la pena. Justo enfrente se encuentra la Casa del Artesano, de lo mejor que vimos en esa parte del pueblo.

Vuelta a Salta, antes la Garganta




En el camino de ida lo primero que se puede ver es la Garganta del Diablo. Lo pasamos de largo para verlo mejor con el sol un poco más bajo. El lugar es tremendo y el nombre lo lleva bien puesto. Viéndola desde afuera se observa una gran abertura en el cerro dando la sensación de ser una boca y a medida que uno se va internando en la piedra se hace más profunda. Me apresuré porque me llamaba mucho la atención y lo primero que hice fue gritar, no para llamar la atención sino por la satisfacción y para escuchar el eco de mi voz. En el Anfiteatro no me había animado, primero porque había músicos tocando y segundo la cantidad de gente me amedrentó.



La garganta es otro obligado. Pero en mi ranking pongo: 1° El Anfiteatro, 2° Garganta del Diablo, 3° Mirador Tres Cruces. Por la noche retornamos a Salta Capital muy extenuados pero con los ojos llenos de belleza, los pulmones con aire renovado y la mente puesta en Jujuy que era la próximo que se venía.

NZ | Empezando a vivir


La vista del pueblo desde la cima


Luego de las dos primeras semanas llego el tiempo de terminar con la no-rutina. Resulta un tanto increible estar escribiendo esto sin embargo cada proceso tiene sus momentos.

El viaje a Nueva Zelanda es una oportunidad para conocer una cultura nueva, conocer gente nueva, y principalmente para aprender. También es el primer paso para hacer un camino por el mundo y como tal, se necesita dinero para solventar pasajes, hospedaje (me gusta pensar que a veces estos dos primeros puntos pueden quedar excluidos) trámites aduaneros y demás. Ecuación final: se necesita un trabajo.


Semana 3

Llegó la hora de buscar trabajo

Podría decir que haber renunciado en diciembre a mi trabajo de oficina no fue lo más aconsejable a la hora de vencer la pereza y emprender una nueva ocupación en Nueva Zelanda. Febrero arrancó con unos hermosos días despejados de mañana a noche y la afirmación de que en esta zona llueve mucho todo el año, me empezó a sonar exagerada. Obviamente el factor determinante de tener la playa a 500 metros y no aprovecharlo sería todo un sacrilegio por lo que la búsqueda laboral se pospuso un poco. Sólo un poco.

Así pasaron 5 días y la búsqueda de trabajo seguía intacta, cero. No había muchas expectativas en mi cabeza para tener una entrevista y tener que vender mi fuerza laboral. Veía mucho menos la posibilidad de encarar un empleador y decirle cara a cara "estoy dispuesto a una prueba ahora mismo".

Mientras tanto, el hostel en el que me hospedaba seguía llenándose de argentinos y las posibilidades de hablar en inglés se reducían a unas pocas palabras con un italiano o una checa, nada de locales. Eso es perjudicial para la incorporación de cultura, entre otras cosas, ya que lo que termina haciendo es cerrarse peligrosamente en su circulo hispanoparlante para no interesarse por otras lenguas. Y cuando uno viaja, el oído entrena curiosidad hacia nuevas lengüas por eso cerrarse, no está bueno.

Dejando la primera experiencia laboral para un próximo post, me gustaría recalcar el enorme aspecto positivo de lo mencionado en el párrafo anterior: encontrar pares de su país significa diversión asegurada. Estoy 100% seguro que en estas tres semanas no hubiese conocido tantas atracciones turísticas de haberme relacionado solamente con locales y las razones de ello están de más. Sólo pensemos en el vínculo que generamos al compartir un mate y vamos a deducir las consecuencias.

Los mejores lugares en estas tres semanas fueron:

Mount Mauao

Es el monte que veo diariamente desde que me levanto hasta que me acuesto por lo que merece la primer mención. Se encuentra ubicado en el pueblo llamado "Mount Maunganui" (montaña grande) y curiosamente tiene solo 232 metros. Por la cercanía con Tauranga, la vista desde su cima y su poca dificultad para subirlo es uno de los preferidos de la zona.




Kaiate Falls

Estas cascadas de agua se encuentran a unos pocos kilómetros de Tauranga y permiten disfrutar de una buena tarde a todos los que la visiten. No tiene gran dificultad y hasta los más osados se tiran desde una elevación, la cual recomiendo siempre y cuando se tenga la debida precaución.





Waihi

Se encuentra muy cerca de otro centro turístico del norte de Nueva Zelanda, Coromandel. A pesar de tener un pasado muy ligado a la extracción de oro, el turismo se vuelca a sus playas de arena fina.






Otra cascada en la isla norte, cada una tiene su esencia


Anécdota policial

En uno de esos días lluviosos que suele aparecer cada tanto en Tauranga, nos fuimos con unos amigos a desperezar. La vagancia de los primeros días seguía reinando nuestras vidas, así que fuimos al supermercado. No pasaron más de dos minutos de habernos subido al auto que escucho una sirena atrás mío. Sigue la conversación con mis compañeros y otra vez la sirena, esta vez miro en mis espejos y veo un gigante patrullero.

Pongo la radio en mute y no hay nada más que el silencio y las caras de asombro de todos. Tranquilo como nunca en esta situación, pido permiso y retiro el pasaporte y la licencia de conducir de la guantera.

Los siguientes treinta segundos fueron eternos, el policía tamaño XXL se quedó revisando la patente en su computadora, tomó un último sorbo de café y abrió la puerta. En ese momento perdí la tranquilidad, me empezaron a sudar las manos mientras repasaba mis acciones en los últimos dos minutos - "¿que hice?".

Como en una película hollywoodense de los 70, el oficial se acercó con aires de superioridad a hacer el interrogatorio. En ese momento hice otro repaso mental a lo que había hecho desde que me subí al auto y no encontraba respuestas.

-Señor, ¿Sabe por que lo detuve?
-No
-Usted venia a 63 km/h en una zona de 50 km/h
-Upss
-¿Son todos argentinos? (me imagino que supo mi nacionalidad cuando investigó mi patente)
-Si
-Bueno, esto es solo una advertencia. La próxima vez va a tener que pagar mucho dinero (haciendo gesto con la punta del pulgar y del indice).
-Ok

Aparentemente ya gasté mi changüí en la ley de Nueva Zelanda, que se le va a hacer.

ARG | La aventura comienza en Salta



Por Nico

Cuando empezamos a gestar la idea de viajar a Machu Picchu, uno de los interrogantes fue ¿Por dónde arrancamos? Una de las opciones era San Miguel de Tucumán y de allí empezar a subir. Hubo algunas opiniones que nos dieron de baja esa ciudad y elegimos arrancar en Salta.

Esa provincia que desde chico te enteras que le dicen "La Linda". La verdad que lleva bien puesto ese apodo. Arribamos desde Buenos Aires con las mochilas cargadas y fuimos directamente al único hostel que habíamos reservado por recomendación de una amiga que había trabajado allí. El Hostal Prisamata nos recibió muy bien, atendido por una chica francesa, muy amable. Nos acomodamos un poco en la habitación y a palpar un nueva lugar para conocer. 

De antemano habíamos decidido que el norte de nuestro país lo íbamos a hacer lo más rápido posible para aprovechar más días en Bolivia y Perú. Elegimos Salta Capital como base y tomamos distintos caminos para conocer los corredores más turísticos. 

Contratamos una excursión con destino a Cafayate, con varias paradas intermedias, que se los voy a contar en el próximo post y otra al corredor norte donde se visitan varias ciudades de Jujuy.

Pero me voy a centrar en la ciudad de Salta. Me sorprendió el movimiento que había en la Capital. Cuando uno arranca a conocer una ciudad, por lo menos yo, inicio por la plaza principal y de ahí a la periferia. Caminamos hasta la Plaza 9 de Julio y en un giro 360° desde ese pulmón verde podes ver la Catedral Basílica de Salta, el Centro Cultural de las Américas, el Museo de Arqueología de Alta Montaña y el Cabildo, entre otros negocios y hoteles.



Mirándolo así, la típica plaza de las ciudades que se fueron levantando luego de la llegada de los españoles. Pero una de las características que tiene esta ciudad es que conserva el casco histórico sin sufrir cambios por una serie de resoluciones gubernamentales que le dan ese estilo colonial tan pintoresco.

Catedral de Salta

Su construcción data del siglo XIX. Luego de que la ciudad sufriera un terremoto en 1856 se juntaron fondos y fue reconstruida para su reapertura en 1882. Es uno de los puntos importantes de la ciudad y un obligado en cualquier recorrido turístico ya que los salteños son muy creyentes de la religión católica
Al no ser creyente, las catedrales o iglesias me atraen más por su arquitectura y decoraciones que por lo que generan en la gente a nivel religioso o espiritual pero siempre trato de darme una vuelta por estas construcciones. 


Museo de Arqueología de Alta Montaña

A pesar de que tiene poco más de una década de ser inaugurado es uno de los atractivos de la ciudad y muy visitado por los turistas. El Gobierno salteño utiliza y crea este espacio para resguardar y difundir el hallazgo de los Niños de Llullaillaco, uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes que data de más de 500 años antes de la llegada de los españoles a nuestro continente.
Estos niños fueron encontrados en un gran estado de conservación debido a las bajas temperaturas del lugar y hoy en día mediante la técnica de criopreservación se siguen conservando de la misma manera como fueron hallados en cápsulas de transferencia de frío a unos 20 grados bajo cero. Lamentablemente no dejan tomar fotografías pero es muy impactante ver el estado de los cuerpos. La entrada para visitantes argentinos cuesta $50.

Camino al Cerro

Rodeamos la plaza y seguimos camino hacia el Cerro San Bernardo, luego de un buen almuerzo. Para subir al Cerro hay dos opciones: se puede tomar el Teleférico San Bernardo o bien subir por la escalera que es un lindo camino para realizar.
Decidimos subir por el Teleférico y bajar por las escaleras de piedra. Una de las ventajas que tiene hacer el ascenso en este medio de transporte es que se puede ver toda la ciudad desde arriba y por las escaleras no porque están rodeadas de vegetación.


Los precios del Teleférico son de $110 ida y vuelta; $55 solo ida. Una vez llegados al tope del cerro hay buenos puntos panorámicos para tomar fotografías. Sumale tranquilidad, silencio y aire puro. Palmas para el cerro.
La bajada fue bastante rápida por lo que aconsejo siempre si se tiene posibilidad hacer los dos caminos siempre con ropa cómoda y buen calzado.


El camino desemboca en el Monumento al General Martín Miguel de Güemes quien fue un caudillo salteño que luchó en numerosas batallas ante los ataques españoles en el norte de nuestro territorio y en las batallas de la Guerra de Independencia, además de ser gobernador, sin lugar a dudas uno de los íconos de la provincia.


La gente, costumbres y cultura

Un punto importante y que siempre presto especial atención es el trato de la gente. Cada una de las provincias argentinas que visité tiene como cualidades la amabilidad y la humildad. Los salteños no están exentos de estas dos características. Si bien es la ciudad capital, hay mucho movimiento y población, conservan mucho las costumbres y lo celebran con trajes típicos, la música y las comidas de sus antepasados.
En lo que respecta a lo textil y artesanías están presentes en muchas de las calles con gran cantidad de vendedores ambulantes como también muchas ferias en las plazas más importantes donde se pueden ver muy buenos trabajos.
La música es otro pilar de la provincia y la región. Cuentan con muchas peñas donde se puede escuchar a muy buenos intérpretes de nuestro folclore y degustar ricas comidas. El caballito de batalla son las empanadas de carne cortada a cuchillo. Pero los tamales y humitas los podemos poner en el podio.

Estuvimos tres días y siento que nos queda mucho por hacer y algunos lugares de los alrededores para visitar. Así que siempre es una buena opción para hacer base y a pocos kilómetros visitar distintos pueblos. Lo bueno de estar poco tiempo es que es una buena excusa para volver y a ver "La Linda" una vez más.


NZ | Primeros días en Nueva Zelanda




Martes 2 de febrero 12.22 am. Doy vueltas en la cama tratando de conciliar el sueño. Intento 1, a lo lejos el ruido de un televisor no me deja. Intento 2, las luces encandilantes de los celulares me dan el motivo para salir a dar una vuelta por la calle. 

Visto que es una noche de verano pero llovizna como una de otoño, no me quedan muchas alternativas: a escribir lo que fueron estas primeras dos semanas de desafío. Este es el comienzo de mi Working Holiday en Nueva Zelanda...


Partida y... Volver al futuro?

Siempre es bueno empezar con el pie derecho en todo viaje y teniendo tantos meses de planificación el objetivo estaba cada vez más cerca sin ningún sobresalto. El día llegó y a pesar que las emociones estuvieron contenidas en todo momento (el anticipo del viaje quitó un poco de sorpresa) sentí dentro mío la necesidad de festejar. Ya no había más tramite del cual preocuparse, sólo quedaba cruzar la puerta. Y así fue, despedida, abrazo y a volar

El viaje desde Bs As hacia Auckland que atraviesa el Pacífico sin escalas tiene un saldo negativo: perdemos 1 día volando. Lo positivo es que no son 24 hs. de viaje si no 13.30 y 16 horas de cambio de huso horario, que nos llevan a un total de 29.30 hs. de viaje en el futuro. Suena confuso al leerlo y al experimentarlo más. Por eso mi receta para acomodar el organismo fue aguantar el sueño hasta llegar a la noche. Con eso matamos 2 pájaros de un tiro, reducimos el jetlag e incorporamos el horario neocelandés (del cuál hablaré en otra oportunidad pero que exige levantarnos y cenar mucho más temprano con respecto a la rutina argentina).

Experiencia Couchsurfing

El primer día en Nueva Zelanda me tocó dormir en lo de un “host” de Couchsurfing, con los beneficios y exigencias que ello implicó. En principio pensé que iba a ser una relación distante sin embargo la experiencia me mostró todo lo contrario, gracias al host conocí la ciudad en su parte más turística, su visión local y además ahorré un poco de dinero del caro hospedaje neocelandés. Sin dudas se lo recomiendo a los que tengan a Auckland como próximo destino.

Impresiones

Poner un pie en él aeropuerto de Auckland me enseñó de inmediato la perspectiva de un país con calidad de vida muy alta, sin llegar a la soberbia de otros países anglosajones. Combinando amabilidad de los locales con la parquedad de los agentes de seguridad, pude manejarme cómodamente en los primeros días. En este punto me gustaría resaltar la solidaridad de los kiwis (personas nacidas en Nueva Zelanda) que no es algo menor y le generan confianza a una persona cuando se encuentra lejos de casa. Seguramente el abanico multicultural observado por las calles de Auckland y la prolija comunidad con los locales esté estrechamente relacionado con dicha actitud local, con el correr de los meses lo iré confirmando.



Desde el punto de vista estético, todo está dado para el placer visual. Cada metro cuadrado de pasto bien cortado, cada calle con asfalto nuevo, casas pintadas prolijamente, inclusive hasta ver pocas personas en la calle permite disfrutar más de la vista. El olfato es otro sentido agradecido, no se huele combustión ni basura en la principal ciudad del país.


Como uno podría imaginarse, la vida en Nueva Zelanda es muy tranquila y ello es debido en gran parte a su población de 4 millones de habitantes en un territorio mas grande que el Reino Unido (su madre colonizadora) que tiene nada mas y nada menos que 64 millones de personas. Otro motivo se lo lleva el respeto que hay hacia el prójimo, reflejado en el seguimiento riguroso de las reglas. Si bien es un deber cumplir con las normas, algunas de ellas parecen exageradas y difícil de cumplir. Por eso hay que ser muy cuidadoso de no ser penalizado y quedar endeudado por todo el año. 




Después de las buenas impresiones de la llegada, de haber disfrutado unos días de “holiday” llega la hora de poner en marcha el plan “Working”.


El cuarto día fue el indicado para emprender nuevo rumbo, una región turística cercana a las huertas (de kiwis... la fruta) llamada Bay of Plenty. Luego de unos dias nos damos cuenta que Auckland no es un lugar propicio para vivir si uno no tiene un trabajo de antemano, los alquileres son elevados, gastos superfluos propios de las grandes ciudades y mayor demora en los trámites (sí, se tarda más en la ciudad que en los pueblos). Además los lugares atractivos turisticamente no son pocos en Nueva Zelanda por lo que instalarse en el primer lugar donde arribamos impediria conocer todo lo que ofrece el país en el verano, la mejor época de la isla norte. No es lo que un viajero desea en el principio de un largo viaje.

Así es como llegué a Mount Maunganui (Bay of Plenty) un primer punto de partida para este Desafío Nueva Zelanda.
Playa principal de Mount Maunganui


Paisaje visto desde el "monte"

Por las mañanas las playas de Mount Maunganui se encuentran casi desoladas




Anécdota:

Volvía pedaleando tranquilamente por la ruta que bordea la costa de Papamoa (cerca de Mount Maunganui), cuando me surgió la pregunta: ¿cuando fue la última vez que anduve en bicicleta cerca del mar?
Antes de encontrar la respuesta escucho una frenada infernal a 50 metros. Observo incrédulo a una persona chocando contra un árbol, se baja y salta una verja de madera. Escena siguiente: aparecen policías de todos lados como si estuviese en el set de filmacion de Duro de Matar 2.
Me costó unos minutos aceptar la situación, sin embargo acababa de ser testigo privilegiado del robo y persecusión de un auto en uno de los lugares más seguros del mundo. Nada mal para empezar a vivir la adrenalina que promete Nueva Zelanda.




ARG | Un pueblito que no quiere desaparecer




Calles de tierra, vias de tren en desuso, la antigua estación transformada en un café. El paisaje desolador se repite en cada uno de los pueblos que vivieron su apogeo en sociedad con el ferrocarril. En la actualidad la historia es conocida, las líneas se cerraron, los viajes dejaron de hacerse y miles de familias quedaron aisladas de las urbes y de otros pueblos mas pequeños.

Algunos pueblos argentinos con alma emprendedora sobrevivieron al inminente final, otros lo hicieron gracias a decisión política, la gran mayoría quedó a la vera del progreso.

Entre los menos afortunados se encuentra Calchín, un pueblito cordobés de solo 2400 habitantes. Su hermano llamado Calchín Oeste es famoso por la festividad de la Bagna Cauda, comida típica piamontesa que delata la fuerte inmigración italiana en los inicios del sigo XX. Calchín, sin embargo, no tiene festividades. No tiene fábricas. No tiene hospitales. No tiene cine. No tiene universidad.



Calchín tiene escuela, tiene ruta provincial, tiene campo y principalmente... tiene nostalgia.

Por las mañanas el olor a alfalfa perdura en el aire como aroma de desodorante ambiental, nada más que éste no está envasado. Por las noches aún se escuchan las bocinas de los trenes a vapor, haciendo eco en aquellas almas que los vieron pasar.

Los habitantes son como una gran familia en la cual no hay secretos, todos se conocen entre sí. Los cumpleaños son tan populares como fiestas nacionales, cualquier motivo para festejar es absolutamente válido. Hasta los velorios significan un impostergable encuentro para ponerse al día.

Justamente esa ventaja de conocerse como en una familia es también un arma de doble filo. Los chicos van a la única escuela del pueblo para juntarse con sus amigos, para crecer sin observar cuánto dinero gana el "padre de", no entienden de clases sociales. A medida que pasan los años, los chicos se convierten en adultos y crecen los roces entre en los más necesitados y las familias más adineradas. La diferencia entre unos y otros es abismal, mientras unos andan en bicicletas, otros ostentan 4X4 ultimo modelo. Y todos se conocen, saben los vicios y bondades de cada uno, por eso un pequeño rumor puede ser desde la gran noticia de la semana en el pueblo hasta la fama para toda la vida de una persona.

El futuro



El mundo tiene cosas incomprensibles como el dejar aniquilar un sistema de transporte eficiente. La economía tal vez tenga sus fundamentos pero para la población de Calchín fue un baldazo de agua fría, los caminos de asfalto no eran sinónimos de vías (ni siquiera hoy lo son). A partir de ese momento, el pueblo comenzó un camino pausado con un final predecible que todavia no fue escrito.

A pesar de ello, se lucha. Se lucha todos los días contra el avance tecnológico en la agricultura que quita puestos de trabajo a personas. Se lucha para que los más jóvenes emigren a las grandes ciudades y especialmente para que vuelvan. También se lucha para no terminar como un pueblo fantasma. Afortunadamente la construcción de casas y la aparición de nuevos barrios frena ese destino. Todo a un ritmo pausado, por supuesto.

En un próximo viaje por la llanura de Argentina, posiblemente nos encontremos con un pueblo similar a Calchín. Si paramos unos minutos a descansar, observaremos que detras de las paredes de ladrillos hay historias de ferrocarriles, de campo y de lucha.

Fotos







*Este post esta dedicado a mi abuelo Esteban Ferrero, una de esas personas de Calchín que dejó alma y vida en el campo. Ojala estés jugando al chinchón en algún lugar, tratando de hacer trampa para divertirte.

Morir por viajar



"Tomando unos mates en un lugar muy alejado de casa nos dimos cuenta que compartiamos esa chispa por viajar. La emocion de lo desconocido como  la expectativa de lo que figura en las guias, las ganas de conocer personas nuevas como pasar un tiempo con viejos amigos. Senti que encontre unas nuevas compañeras de viaje, que se vienen muchas aventuras juntos, historias para contar a nuestras familias, infinitas selfies..."

Lamentablemente ese momento no ocurrio en  realidad sin embargo fue exactamente lo que se me vino a la cabeza al enterarme de la busqueda de Marina y Majo.

Pocas veces una noticia me hizo reflexionar al punto de sentir la necesidad de escribir. De hecho, soy una persona que no se conmueve usualmente con las noticias de la tele. Pienso que esta vez fue distinto, me senti identificado en cierta manera. Inmediatamente decidí compartir la noticia en las redes sociales siendo lo minimo que podia hacer para que la misma se propague.

A los pocos minutos empezaron los comentarios.

"Ojala que aparezcan pronto." "Rogamos porque vuelvan sanas y salvas." "¿Qué les habra pasado?".

Luego aparecieron los mensajes mas sorprendentes:

''Ecuador es seguro para los turistas. Solo meten miedo al pedo...estaran pasandola bomba sin señal x ahi.''

 ''Si fueron solas a otro lugar son re pelotudas , espero que aparezcan sanas y les sirva de leccion.''

Ante la frialdad de los comentarios que no aportan nada positivo, intervení haciendo preguntas pero no hubo escapatoria, me rendí rapidamente al intentar entender esas palabras que al final de cuentas no tenian sentido.

Despues de unas horas y con la mente mas fría me puse en el lugar de esas personas, que a la vez no fueron capaces de ponerse en la piel de los familiares de Marina y Majo. Volvi a leer las frases.

¿Por qué asumen que no paso nada? ¿Comodidad?

¿Por que el insulto gratuito ante un hecho aun no resuelto? ¿Por las dudas lo anticipamos para hacer enfatizar nuestra verdad?

Y surgio otra vertiente mas llamativa a partir de los comentarios:

¿Dos chicas estan obligadas a viajar acompañadas para que no les suceda algo malo? ¿No pueden ser independientes?

Me di cuenta que todo lo que decimos, aunque sea en las indiferentes redes sociales, viene de algo que comparten más de dos personas. El hecho de que las chicas aparecieran asesinadas me dolió mucho pero tambien me dolió leer los comentarios que le  atribuyeron a ellas mismas la culpa del hecho por ser "imprudentes". Cabe mencionar también que no fueron solo dos personas las que comentaron algo de ese estilo.

Ok, es posible que hubo algun desencadentante que podría haberse evitado. Ahora, las chicas que viajan por el mundo deben entonces renunciar a dicha posibilidad para quedarse ancladas en sus casas sin salir de vacaciones, sin conocer nuevas personas. Ellas tienen que aceptar la realidad, buscarse objetivos predeterminados. No salirse de la norma. No salir del molde. No cumplir sueños.

¿Eso es lo que aprendimos de estos hechos? aislarnos bajo 4 llaves, no hablar con desconocidos, no tener aspiraciones culturales. Insultarnos por anticipado, solo por las dudas de haber generado alarmas innecesarias.

No veo la leccion aprendida.

¿Y los asesinos? En mi cabeza no cabe descripcion para aquellos individuos que dedicaron quitarle la vida. Sin saber el motivo real y sin saber el estado en que se encontraban dichas personas, como ser humano me resulta inverosimil y no hablo del valor necesario para hacerlo o mejor dicho de la cobardia para hacerlo. Solo atino a pensar que semejante acto puede ser perpetrado por mentes poco sanas y sinceramente creo que esas mentes ya reprobaron el examen de respeto al projimo para siempre. Que dificil ponerme en sus lugares. No quiero ponerme en sus lugares.

¿Y nosotros qué podemos hacer?

Aprendamos de lo malo. La leccion fue muy dura, se fueron dos viajeras a un viaje sin retorno. Se destrozaron dos familias. No hay manera de volver el tiempo atras para evitar el hecho, eso es lo que mas duele. Para que no siga doliendo es importante cuidar las palabras, los comentarios y lo más importante, cuidarlas a ellas. Porque esas chicas algun dia pueden ser nuestras primas, hermanas, hijas o unas compañeras de viajes. Seres que eligieron ser libres. Libres de cumplir sus propios sueños, no les cortemos las alas.

NZ | Curiosidades de Nueva Zelanda



Nueva Zelanda es un país ubicado en las antípodas de lo que es Latinoamerica y las curiosidades al pisar suelo oceánico no son pocas. A continuación mi apreciacion personal sobre lo mas llamativo de las primeras semanas en este pais:


  • Es el primer pais en el mundo en implementar el sufragio universal en 1893.
  • A pesar de que el promedio de temperatura no es alto en ninguna ciudad, no se puede salir a la calle sin protector solar, el sol en verano QUEMA.
  • No hay mamíferos autóctonos a excepción de unos murciélagos raros.
  • Los peajes (de las llamadas Toll Roads) no tienen personas para entregar tickets, de hecho no tienen ni cabinas. Solamente unas cámaras registran nuestra patente y luego lo pagamos online.
  • Los baños estan separados en Toilet y en Shower. De bidet ni noticias.
  • Hay una política de basura 0. Eso no es lo sorprendente si no que la basura y su separacion tiene un costo que lo paga el vecino, de forma directa e individual con la compañia de residuos. El precio de esto ultimo se puede elegir entre la oferta disponible.




  • Nueva Zelanda es el pais con mas cantidad de botes per capita. Aunque esto no se puede comprobar estadisticamente, Auckland esta repleto de veleros, lanchas y otros tipos de botes. Tambien es el de mayor cantidad de autos por familia.
  • Marmite es uno de los productos mas asquerosos y a la vez mas querido por los neocelandeces. Antiguamente era un alimento para las personas de bajos recursos que no podian adquirir otros alimentos que le aporten vitaminas. El olor y el sabor es muy fuerte pero si uno lo mezcla con manteca en una tostada, es pasable.


  • El primer hombre en subir y bajar el Everest fue neocelandes, su nombre es Edmund Hillary y su cara se encuentra impresa en los billetes de 5 dolares.
  • El costo de las propiedades en Auckland es de los mas altos en el mundo, superando a ciudades como Londres.
  • Para frenar la bicicleta en su parte trasera se debe accionar la manibela que se encuentra en el lado izquierdo. Lado contrario en Argentina.
  • Es costumbre entrar descalzo a las casas. Para los Maories es normal andar descalzo cotideanamente desde que sale el sol hasta que se termina el dia.

  • Las cuatro estrellas de la bandera nacional no representan islas ni distritos, es la constelación Cruz del Sur. Similar caso en la bandera australiana.

  • Los autos deben detenerse si o si ante una persona que esté esperando pasar una senda peatonal o esté muy próxima. 

  • Existen baños públicos en casi toda ciudad o pueblo, al igual que en paradores populares. Como si fuera poco, en parques concurridos hay Barbaques gratuitos donde solo tenemos que apretar un boton para prender unas hornallas y disfrutar de unas hamburguesas o chorizos (por qué no!)


  • Hay una tendencia marcada a llenar conitos viales las zonas en reparación. Me arriesgo a decir que despues del negro, el naranja es el color preferido de los neocelandeces.


  • La publicidad de Tabaco en los kioscos está terminantemente prohibida. La venta se hace a través de un listado que el kiosquero pone a disposición, sin mostrar el producto previamente.
  • Hay autoservice en las estaciones de servicio, se puede cargar y pagar por cuenta propia, al igual que en muchos supermercados.
  • El camión recolector de basura pasa usualmente solo una vez por semana.
  • Hay mucho respeto a las reglas viales pero cuando un peaton las rompe...sufre las consecuencias.
  • Los neocelandeses son fanaticos de cortar el pasto. No es una cuestion paisajistica si no la propia actividad que los lleva a ocuparse del piso de sus jardines varios dias a la semana.


Y a vos cual es la que mas te sorprendio?

- Ale