COL | Dormi por primera vez en la selva

3:54:00



Escribir sobre Parque Tayrona me llena de nostalgia, no lo puedo negar.

Había llegado a Colombia el día anterior y el hospedaje en Taganga había sido elegido milimétricamente para estar lo más cerca posible de ese verde inmenso que se veía en el mapa.

Lo mejor de los viajes es sin dudas...las sorpresas, lo inesperado, los cambios que te llevan a replantearte todo desde cero. Después de haber planeado los primeros días casi al detalle me di cuenta que a veces cerca significa lejos.

Sucedió que mi hospedaje en Taganga no fue el mas adecuado para ir al Parque Tayrona porque el transporte que me llevaría a la entrada del parque iba directo desde la ciudad de Santa Marta, y no pasaba por Taganga. Por lo tanto, me tuve que volver a Santa Marta.

No hay mal que por bien no venga, seguramente si no me hospedaba en Taganga el primer día, no iba a conocer el lugar por los comentarios negativos que escuche luego, que en parte termine compartiendo.

El hospedaje en el Parque se da principalmente en Cabo San Juan y en Arrecifes. Según los lugareños, Cabo San Juan en temporada alta es invadido por argentinos y Arrecifes... también, pero en menor cantidad. Esto queda a consideración de cada uno si es bueno o es malo. Pienso que lo mejor de hacer muchos kilómetros es absorber toda la cultura posible, aunque parezca extraño a veces conocer cultura de su propio país se logra estando afuera, no dudo que a muchos viajeros le paso.

Empezando el dia


El despertador me suena temprano, la noche no fue lo que era. La fiesta que iba a explotar en EL hostel de Taganga no fue ni siquiera una chispita y la mente me dice una sola cosa: Parque Tayrona.

Bajo a la recepción para preguntar por el desayuno, me habían dicho que los desayunos de Colombia son potentes, con huevo, panceta, arepa y otros ingredientes tentadores. Ya me estaba relamiendo cuando me acerco a la recepcionista.

Espero unos minutos a que me atienda, no parece muy ocupada pero igual no me ve (o es la paciencia envidiable de los costeños).

-Buenos dias
-Buenos dias joven, en que puedo ayudarlo?
-Queria saber donde se sirve el desayuno.
-Como?
-Claro, el desayuno...para comer...y tomar...cafe...
-Ah señor, en este hotel no hay nada de eso, no viene con desayuno incluido.
-Uhhhhh

Obviamente, carita de lástima y a pensar como la piloteamos. No quedó otra que salir del hostel, caminar algunas cuadras y comprar el desayuno. Ya que estaba aproveché para comprar el almuerzo para los días en Parque Tayrona.

Lo siguiente transcurrió entre: el Bus urbano a Santa Marta y el Bus urbano hasta la entrada del Parque Tayrona.

Llegamos al parque!


A esta altura me acostumbré al estilo conductivo del servicio de transporte público, velocidad peligrosamente alta, frenadas bruscas, movimientos repentinos, si este llegaba a ser mi primer viaje yo creo que terminaba vomitando. Y no estoy exagerando.

Lo bueno del viaje fue percibir la transición desde un bosque seco a una selva húmeda tropical, ustedes se sorprenderían lo marcado que es especialmente cuando vamos llegando a la entrada y la humedad se cuela por la ventanilla, haciéndose más palpable.

Por suerte el viaje en bus llega a su fin y me bajo en la puerta del parque. Para entrar hay que recibir una charla de un guardaparque ( aproximadamente 30 minutos ) y abonar la suma de 39.500 pesos colombianos, un poco caro para mi presupuesto pero no había posibilidad de rechazarla. Bueno, se dice que algunos entran por lugares donde no hay seguridad pero no tengo la certeza (ni tuve la viveza!)

Ya adentro del parque esta la posibilidad de tomarse una buseta para acortar camino. Lo tomo pensando que me iba a ahorrar parte del tramo pero a los 2 minutos de haber arrancado el chofer dice "Llegamos" y clavo la mirada en los turistas que me acompañaron. Si, ellos tambien pensaron lo mismo, casi un fraude.

Lo bueno de haberse acabado pronto el trayecto en buseta es que ahora solo queda caminar y sacar fotos.

























De a poco me voy alejando de los otros turistas y la cámara de fotos se convierte en mi única compañera. O por lo menos mi única compañera conocida, porque la selva está llena de vida y seres que se mantienen ocultos a simple vista.


Hormigas cruzando el camino (Click para ampliar)







El camino es variado y casi siempre va rozando la costa. En un momento, me meto en la playa y empiezo a notar la diferencia con la playa del centro de Taganga, arena mas fina y de color mas claro.

Después de 1 hora y media de caminata, llego a Cabo San Juan que si bien no fue muy dura, me cansó un poco llevar los víveres para 2 días.



En el camino nos fuimos encontrando gente copada












Lo primero que me sorprendió al llegar al campamento es que la infraestructura es mejor de lo que esperaba. De hecho me esperaba encontrar solo con unas hamacas y un puesto de comida, por suerte me equivoqué.

El lugar para dormir, Quincho con hamacas y carpas














En ese parador que se ve a la izquierda también se puede dormir. La vista vale la experiencia.

Variedad de playas


En Cabo San juan hay varias playas a las cuales uno puede acceder sin problemas, la mas atractiva para mi fue la nudista (y aca viene la parte mal pensada) porque esta alejada del parador. Inclusive yendo mas lejos se pone mejor la playa, una zona mas virgen donde poca gente se anima a ir. En esta ultima es donde nos dimos el gusto de probar unos buenos cocos maduros, MUY diferentes a los verdes que venden los lugareños.



El coco comercial
Un coco como Dios manda, uno "silvestre"
También hay una playa que se llama "Piscina" porque el mar tiene poco movimiento, es ideal para ir con niños o con niños de 30 años como nosotros que queríamos hacer la "plancha" en el agua.


La noche


Como sospechaba, la noche en Parque Tayrona es inmensa, imponente. Oscurece muy temprano y las posibilidades para hacer cosas lo limita el tiempo en que está el generador prendido. Obviamente hay que llevar linterna porque si no el trayecto del baño a las carpas / hamacas puede traernos alguna consecuencia fisica (y estamos lejos de los centros de asistencia medica...).

También nos podemos hospedar en el parador que esta arriba de unas rocas, cerca del agua. La vista por la noche es algo único, la luna ilumina el mar y forman un retrato muy difícil de fotografiar que sin dudas vale la pena verlo en vivo.

Estando 2 noches en el Parque me costó mucho partir hacia mi próximo destino, existen muchos caminos para hacer senderismo y siempre hay gente con la cual dialogar. Sin embargo, ya habia acordado mi encuentro con Nico y los chicos, un encuentro que costó discusiones en mi propio laburo de Buenos Aires. Sin lugar para replanteos, la brujula ya tenía nuevo destino: Cartagena de Indias.


Consejos:


Para ir a Parque Tayrona, hospedarse la noche anterior en Santa Marta. Hay muchos Hostels recomendados, entre ellos: La Brisa Loca , Hotel Media Luna , Masaya Hostel . Me sorprendió que hay varios hostels nuevos y con excelentes instalaciones.

-Llegar temprano a Cabo San Juan si se van a hospedar ya que no hacen reservas previas. Por lo general hay disponibilidad para quedarse pero por las dudas, llegar temprano.

-Tener a mano alguna identificación como estudiante para aquellos que tengan menos de 24 años ya que el precio de entrada tiene un descuento con ello.

-Llevar la mayor cantidad de comida que podamos. Los platos dentro del parque son caros a comparacion de Santa Marta, alrededor de 15.000 Cop hacia arriba.

- Dejar la mochila más pesada en el Hostel de Santa Marta para buscarla luego, muchas veces ésto es un servicio gratuito. Solo ir a Tayrona con lo mínimo indispensable (no olvidar abrigo como me pasó a mí!).

-Tener un poco de cuidado al hacer senderismo, consultar porque en el Parque hay Caimanes, especialmente cerca de Arrecifes.

- Armar un itinerario con tiempo ya que hay senderos muy largos que pueden llevar un dia entero, como por ejemplo el camino a "Pueblito" que lleva aproximadamente 3 horas de ida y 3 horas de vuelta.

-Precios: 
Buseta desde Santa Marta a la entrada del parque: 5.000 cop
Entrada al parque 39.500 Cop,
Buseta dentro del parque: 2.000 Cop
Hamacas: 15.000 Cop aproximadamente
Dormir en Carpas (provistas por el Parque): 20.000 por persona aproximadamente
Platos de comida: 15.000 Cop hacia arriba
Cerveza: 4.000 por lata



Anecdota:


Mi superhéroe favorito siempre fue Batman. Cuando era chico soñaba con tener esa habilidad para aparecer y desaparecer en la oscuridad de manera misteriosa. La primer noche en Cabo San Juan me llevó a replantearme aquellos sueños juveniles.

Llegando a las hamacas, dispuesto a domir, escucho un leve ruido arriba mío, busco mi linterna. Apunto y veo lo que me sospechaba, un murciélago! Estuve a punto de pegar un gritito a lo Flanders pero pegué media vuelta y decidí que era un excelente momento para hacer sociales en el Quincho.

Las hamacas

Más fotos











En algunas zonas el mar golpea con fuerza, hay que tener cuidado ya que no hay guardavidas

Yendo a la la playa más lejana

El cangrejo les dice Adios y hasta la próxima!


You Might Also Like

0 comentarios

Este blog pertenece a

Seguí de cerca nuestras historias

Dónde nació este proyecto


Este es un blog de historias, de anécdotas acompañadas con fotos. En este LINK podrás encontrar de donde surgió el nombre y lo que queremos mostrar al mundo.

Subscribe