ARG | Navegando en los Esteros

0:05:00




Te propongo que después de este parrafo cierres los ojos. Que aisles todos los sonidos a tu alrededor. Que pienses en agua, en una laguna inalterable, sin viento y sin nubes en el cielo. Ahora respira la tranquilidad.

Esto puede ser un ejercicio de meditacion pero en realidad es simplemente sentir los Esteros del Iberá en carne propia. A continuación, mi camino por el mayor humedal de Argentina.

Ingresando a la provincia de Corrientes

En Corrientes, mi viaje de 2 semanas por el litoral estaba llegando a su punto cúlmine. Cataratas del Iguazu y San Ignacio Mini ya tachados del mapa, quedaba la frutilla del postre : Esteros del Iberá. Al momento de planear mi viaje por el norte, las atracciones en Misiones eran más y de mayor conveniencia sin embargo me decidí por los Esteros. En mi ultimo paso por la Universidad los profesores habían mencionado los Esteros en reiteradas ocasiones y eso sembró la semilla de curiosidad que germinó hasta el momento del viaje. La decisión ya estaba tomada, vamos a Esteros cueste lo que cueste.

Llegada a Gobernador Virasoro



El problema del lugar no es la cantidad de accesos si no la calidad del acceso. Hay varias maneras de ir a los Esteros y ninguna muy accesible. Esto es un problema mayor para los que viajamos sin transporte y que además queremos cuidar un poco el bolsillo. Esta vez no encontré mejor alternativa que contratar un tour guiado a los Esteros que finalmente resultó en un aprendizaje inolvidable.
Llegamos a Gobernador Virasoro casi de casualidad, caimos con nuestras mochilas en la primer estación de servicio que vimos y fuimos a la agencia de turismo a preguntar por hospedaje y por el mencionado tour que queríamos realizar. Cuando vuelvo de la agencia de Turismo (que estaba cerrada por horario de siesta), me pongo a observar que en el buffet de la estación de servicio estaba lleno de paquetes yerba mate Taragüí. Todas las variedades, con todos los tamaños de paquetes y todo el marketing que pueda haber. Me acerco a uno de ellos y leo abajo... "Gobernador Visaroso". Claro! había llegado al pueblo de la marca numero 1 de yerba mate del país y no me había dado cuenta.

Obviamente después del descubrimiento empezamos con las averiguaciones para ir a la fabrica de Taragüí, Establecimiento Las Marías. Pero eso luego del gran evento, la excursión por los Esteros.

Al otro día nos levantamos temprano para hacer el recorrido que duraría todo el día, el hospedaje dejó mucho que desear por lo que no pudimos descansar muy bien. A pesar de ello, las energías estaban intactas para meternos en la naturaleza.

A las 8.15 aproximadamente nos pasó a buscar José de Rincón 3 Lagunas, compramos provisiones y empezamos el viaje en la 4x4 hacia Laguna Galarza. El camino estaba en buenas condiciones y aun así se notaba que solamente era posible ir en 4x4. Por un lado es una injusticia que solo se acceda de esa manera pero por otro lado se restringe el avance del turismo masivo que transforma y aniquila el ecosistema de muchos lugares.



Asi fue que luego de ver ñandúes, yararás, vacas y otros animales llegamos a la estancia, justo donde empiezan los esteros. Desde el primer momento nos entretuvimos con los carpinchos, también conocidos como Capibara en otras partes del mundo. Mas tarde nos subimos a la lancha para entrar en la laguna y antes de que encendamos el motor sentimos la presencia de un Yacaré, pequeño pero Yacaré al fin.




Ahora sí prendimos el motor de la embarcación y nos dirigimos a través de un canal hacia la mencionada laguna. Mientras teníamos cuidado de no alterar la tranquilidad del lugar, unos peces saltaban alrededor nuestro como dándonos la bienvenida.



A esta altura ya había visto más animales en su hábitat natural que en toda mi vida, por eso sentía una satisfacción enorme difícil de explicar. En realidad, no creo que haya que explicar la conexión que tenemos con la naturaleza, hay que vivirla y sentirla. Por eso, cerré los ojos y me dejé llevar.


Cuando me dí cuenta ya estábamos en Laguna Galarza, al lado de un Yacaré Overo, una de las especies más grandes. Nos acercamos lentamente con el motor apagado, tratando de no ahuyentarlo. Casi sin inmutarse nos miró venir y se quedó posando para las fotos. Por no tener un lente zoom adecuado, me fui acercando al animal hasta tenerlo a solo 1 metro y medio. Ustedes se podrán imaginar la adrenalina que sentía en ese momento, por suerte el bicho había almorzado si no iba a ser un buen candidato...



Cuando caía un poco el sol nos tomamos un respiro arriba del barco y nos prestamos a observar lo que teníamos alrededor, naturaleza pura.

Lo que siguió después fue la reflexión, el mate, el té, las tortas fritas, un aljibe de los jesuitas y la despedida. Agradecimos enormemente a José por la buena predisposición y por todo lo que aprendimos de él en el recorrido, a los que estén pensando en ir al noreste argentino, no pueden no pasar por los Esteros.





Galería de imágenes
Ver en pantalla completa!

You Might Also Like

0 comentarios

Este blog pertenece a

Seguí de cerca nuestras historias

Dónde nació este proyecto


Este es un blog de historias, de anécdotas acompañadas con fotos. En este LINK podrás encontrar de donde surgió el nombre y lo que queremos mostrar al mundo.

Subscribe