Guiado por la pasión

22:31:00



Hace unos años "El Secreto de Sus Ojos" quedó inmortalizada en la historia del cine por llevarse el
Oscar a la mejor película extranjera y muchos amantes del séptimo arte rescatamos continuamente frases o escenas de esta pieza dirigida por Juan Jose Campanella. Una de las partes más importantes de la película (atención SPOILER) es cuando Guillermo Francella, personificando a Pablo Sandoval, le dice a Ricardo Darín lo siguiente:


"[...]El tipo puede hacer cualquier cosa para ser distinto, pero hay una cosa que no puede cambiar. Ni el, ni vos, ni yo, nadie.[...] El tipo puede cambiar de todo. De cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar Benjamín. No puede cambiar de pasión."




Viajando por esta parte del planeta uno se da cuenta que el latino tiene algo especial en la sangre y no hablo de ninguna enfermedad, todo lo contrario. Ese algo es como una hormona que nos hace ser efusivos cuando se nos presenta algún sentimiento (sea alegría, bronca, tristeza, amor, odio...) y esa es parte de nuestra identidad. Obviamente no todos tenemos la "hormona" y no siempre estamos exaltados gritando como en la final del mundial pero cuando estos sentimientos rondan un tema determinado y perduran en el tiempo, aparece la pasión.


En mi caso puedo recordar claramente cuando despertó mi pasión por el automovilismo, fue el 1 de mayo de 1994.

Era un domingo como cualquier otro, sentado junto a mi viejo cumpliendo con el ritual de compartir la sobremesa mirando la F1. En esa época Telefé no transmitía las carreras en vivo por lo que intentábamos evitar enterarnos del resultado para no quitarle expectativa.

Mi viejo se caracterizó toda la vida por ser un apasionado encubierto. Desde chico llevó el futbol marcado a flor de piel y de grande se hizo seguidor del automovilismo pero con una capacidad envidiable de no demostrar entusiasmo por ninguno de los dos. En realidad, solo lo demostraba en los 90 minutos del partido (y lo sigue haciendo al dia de hoy).

 Una de las admiraciones que él tenía era ver a Ayrton Senna arriba de un auto de carreras y me lo contagió a mí también.



Ese domingo primero de mayo de 1994 era una nueva oportunidad de verlo a él, de ver su lado más aguerrido, temerario y un tanto místico acechando a Michael Schumacher.

Así es que las luces del semáforo se apagaron y empezó la carrera. Todo transcurría con normalidad... hasta que ocurrió lo impensado.



Ayrton Senna, nuestro ídolo, se fue inexplicablemente contra un muro haciendo una trayectoria extraña y dejando el auto inservible. Era el fin de la carrera.

En el momento del impacto, festejé al tener mi cuota de acción del día sin saber quien era el protagonista del choque ni que había sucedido. Si lo pienso al día de hoy, no festejaría un accidente ni de casualidad pero se ve que por la mente de un nene ( bastante sadico) pasaban otras cosas.

Las consecuencias del accidente fueron fatales y como el programa no era en vivo, los conductores informaron del fallecimiento de Ayrton Senna.  En ese momento empecé a caer en la cuenta que mi idolo no iba a estar más en un auto de carreras, que no lo iba a ver más en los domingos de sobremesa, que era el fin de una era.

ESE fue el click para tomar conciencia del peligro que rodea al automovilismo, de palpar la adrenalina motivada por la velocidad y de entender que todo se puede acabar de un segundo.

Ahí empezó mi pasión.

A punto de cumplir un sueño

En este preciso instante me encuentro en Melbourne, a unos pocos días de iniciar el campeonato de Formula 1 para cumplir ese anhelo guardado por 23 años: ver un gran premio en persona.

Si me hubiesen dicho hace dos años que iba a estar acá, no lo habría creido. Sin embargo, la motivación de guiarme por la pasión me llevó paso a paso a este lugar y ese imposible se volvió real.

Ahora que estoy tan cerca del objetivo solo tengo ganas de agradecer a aquellas personas que me acompañaron tanto tiempo, los que se pusieron felices por mi sueño, por levantarme cuando las cosas no salieron del todo bien. A todos ellos GRACIAS, muchas GRACIAS.

En estos días los seguidores de Vida de Mochila van a tener todos detalles de este viaje en la PÁGINA DE FACEBOOK para compartir con todos esta locura automovilística, los espero por aquellos lados.

Hasta el próximo post!

Alex

















You Might Also Like

0 comentarios

Este blog pertenece a

Seguí de cerca nuestras historias

Dónde nació este proyecto


Este es un blog de historias, de anécdotas acompañadas con fotos. En este LINK podrás encontrar de donde surgió el nombre y lo que queremos mostrar al mundo.

Subscribe