NZ | El Ukulele perdido

4:20:00

La banda del Ukelele


Si hay un lugar hostil para vivir en Nueva Zelanda, ese es Cromwell, un pequeño pueblo del Sur cuya una abundancia es el viento y el sol. Esto puede ser dificil para el ser humano pero son dos condimentos necesarios y fundamentales para las cerezas, duraznos y damascos, frutas que crecen en esta zona del país.



Como es sabido, los que venimos con la visa de "vacaciones y trabajo" solemos ir a los trabajos de temporada, entonces así es como este pequeño pueblito (créanme, es MUY pequeño) se hizo mega-conocido ya que es una gran oportunidad de ahorrar algunos dólares en verano.

Otro aspecto positivo del lugar es que se encuentra muy cerca de hermosos lugares como Queenstown y Wanaka así que la decisión de trabajar unas semanas en Cromwell no fue muy dificil de tomar.

Allí fuimos y la experiencia vivida es digna de otro post, por eso dejaré todos los detalles para más adelante. Ahora es el turno de contarles sobre el Ukelele.

Esta historia comienza por mi amigo Nacho, un personaje entrañable que viaja alrededor de Nueva Zelanda con una mochila y un Ukelele de color celeste que no pasa inadvertido en ningún lado. En una de esas tardes que no se sabe qué hacer, nos prendimos con él y otros amigos del camping para ir al centro del pueblo. (Nota: llámese centro a un paseo peatonal de una manzana donde se encuentran todos los negocios del pueblo; ah y con horario de cierre a las 17hs, como se imaginan... no muy divertido).

Nacho "tirando facha" con el Uke  (Foto Ignacio Villalobos)

Llegamos al "microcentro" Cromwelliano y entramos directo al conocido "Salvation Army" que para los que no estén al tanto, es una organización religiosa que se encarga de vender ropa reciclada con fines benéficos. En realidad hoy en día se venden todo tipo de cosas y la clave es el precio: extremadamente económico. Por eso muchos a pesar de estar complicados con el espacio en nuestras mochilas, caemos en la tentación de comprar y comprar.

Consejo: Los que estan por venir a Nueva Zelanda, no traigan ropa, solo Yerba y Fernet.

Continuando con la historia, nos encontrábamos en el local y como es costumbre Nacho pegado a su ukulele. O debo decir ESTABA pegado ... hasta que en un descuido por probarse ropa, el ukelele desapareció.

Mientras el Ukelele estaba siendo vendido, nosotros nos probábamos sombreros.


Nadie estaba preocupado por la sencilla razón de que en Nueva Zelanda nadie toma las cosas que no les pertenece y además uno de nuestros amigos se había ido en el mismo momento en que el "uke" se hizo humo. Sin embargo minutos más tarde se encendió la alarma al enterarnos que nuestro amigo no lo tenía.

Nacho consultó a la señora que atendía en el local y ésta le comentó con precisión que el Ukelele había sido vendido unos minutos atrás a una señora mayor ("old lady") a un valor de 5 dólares. En ese momento no sé qué nos sorprendió más, si el hecho de que haya sido tomado por error o el precio arbitrario por el que fue vendido (5 dolares??). En fin, salimos los cinco a buscar a la "old lady" que seguramente estaba cerca porque, como dije anteriormente, el centro de Cromwell es del tamaño de una caja de zapatos. Recorrimos todos los negocios, entramos a bares, boutiques, farmacias y no la encontramos por ningun lado. Del Ukelele ni noticias.

La historia hubiese terminado ahí, con la impotencia de haber perdido un instrumento de manera bizarra y que guardaba muchos kilometros de fogatas, historias y principalmente risas.

Pero sabíamos que esto no podía quedar así. Entonces se nos ocurrió contar la historia en Facebook, en un grupo de ventas de Cromwell, total ya el Uke estaba en otras manos y no había nada más que perder. Me encargué de armar la publicación, haciendo hincapié en la old lady, agregando algunas fotos del Uke y otra de Nacho llorando. Bueno, en realidad no estaba llorando sino que se había puesto gotitas para los ojos y aproveché la situación para agregarle color a la publicación.



Listo, la publicación ya estaba enviada y solo había que esperar, mientras tanto los cabros (como se dice en Chile a los "muchachos") empezaba a extrañar la música que siempre acompañaba las ventosas tardes de Cromwell.

Pasó la noche y las esperanzas de encontrarlo se desvanecían, yo me preguntaba si realmente una señora mayor iba a revisar Facebook para comprar articulos usados. Por lo menos no pasaría si la señora fuese familiar mío pero quien sabe en Nueva Zelanda, todo es muy diferente.

Al siguiente día nos juntamos todos en un "recreo" del trabajo y empezamos a hablar sobre las novedades. Revisé el celular y tenía un mensaje muy largo, cuando terminé de leerlo les comunico a mis amigos totalmente incrédulo: "Chicos, encontré el Ukelele!".

Así es, la mujer que lo había comprado en Salvation Army se enteró de la equivocación y se comunicó inmediatamente conmigo. Obviamente, jamás me hubiese imaginado la efectividad de un simple post ni tampoco la vergüenza ocasionada en la señora, que de hecho fue el motor principal por el que se comunicó conmigo.

Lo que siguió posteriormente fue muy facil, borré la publicación y coordinamos la "repatriacion" del Ukelele. En 48hs volvía a estar en manos de su dueño, algo impensado.

Todo esto confirma un poco más mi teoría, Nueva Zelanda es muy chico y está lleno de buenas personas. Ah y que las redes sociales a veces pueden ser muy útiles.

Nacho nuevamente con su Ukelele


Gracias a Seba Sanchez por la foto de portada!

You Might Also Like

0 comentarios

Este blog pertenece a

Seguí de cerca nuestras historias

Dónde nació este proyecto


Este es un blog de historias, de anécdotas acompañadas con fotos. En este LINK podrás encontrar de donde surgió el nombre y lo que queremos mostrar al mundo.

Subscribe